Mycroma, nace cómo un emprendimiento familiar con el objetivo de promover la actividad artística a través de la utilización de nuestros productos. Estos estan elaborados bajo los estándares de calidad más exigentes y con cuidados procesos  artesanales. 

Las instalaciones se encuentran equipadas por máquinas de última generación tecnológica y en acuerdo a la rigurosa normativa de cuidado ambiental en todo su proceso productivo.

 En Mycroma, nos comprometemos a incorporar una serie de consejos útiles y apoyo técnico sobre el uso de nuestros materiales, elaborando tutoriales y espacios de diálogo en comunidad.

 Nuestro objetivo, no es sólo la elaboración de materiales para la producción artística, sino acompañar el mismo proceso con nuestros conocimientos especializados sumándole al arte de la pintura la aventura de vivirla. 

Esta aventura es central en nuestra propuesta. Intentamos expresarla en nuestro logotipo. El galeón, nuestra nave, parte entre un cielo tormentoso y un mar de colores caóticos hacia un sol luminoso que representa la claridad y el orden de la obra realizada. En tu viaje queremos estar presentes.

Sobre mi propia AVENTURA:

No te voy a mostrar campañas millonarias ni me voy a sacar una foto ostentando lujos, mi vida es normal y para nada lujosa. No necesito lujos para ser feliz.

Mi empresa es solo una pequeña pyme, lucho contra viento y marea para mantener a flote mi galeón y lucho contra las estelas y las olas provocadas por galeones mucho mas grandes que el mío que , aunque sin intención, pueden hacerme naufragar.

SIIII, me siento un pirata y me hago cargo del título.  No te asustes, no robo ni mato. Solo salgo a la aventura en cada emprendimiento y me siento feliz con ello. Mis armas son mis herramientas, mis cañones son mis proyectos y mi galeón (mi taller) es mi lugar en el mundo y me siento afortunado por ello y si este galeón se hunde no puedo esperar para construir otro

¿Sabes que necesito? Sentir que lo que hago contribuye al mundo, cuando cada día me despierto pensando en cómo aportarle algún valor desde lo que sé hacer, que es fabricar, motivar y enseñar.  Nunca pinte bien y en este momento no pretendo ser un maestro en la pintura. NO subo videos ni doy clases de pintura, las redes están llenas de gente que lo hace mucho mejor de lo que yo podría hacerlo. A mí me gusta fabricar y estoy feliz cuando a la gente le sirve lo que hago

Hace unos años encontré a una clienta, a la que fui a entregarle un pedido a su casa, parada frente al lienzo pintando con una cara de éxtasis increíble. Solo pude dejarle el pedido y no me anime ni siquiera a cobrar la factura. Creo que ni se entero cuando me fui. Al día siguiente me llama para saber cuando iba a pasar a cobrar. A la tarde volví a pasar por su casa y la encontré con el delantal y las manos llenas de pintura y me invito a pintar con ella. Yo no sabía ni siquiera agarrar un pincel, En ese tiempo fabricaba bijouterie y accesorios para la moda, también algo de joyería. Ella era la dueña de un negocio del rubro y pintaba como hobby. Lo hacía muy bien y con muchísima pasión . Fui avasalladoramente contagiado

Tome algunas pocas clases de pintura pero me tiraba más el taller, los fierros, la fundición, mi mesa de joyería, sin embargo nunca me olvidé de su mirada cuando la encontré pintando…Luego ella cerro su negocio y no la volví a ver.

A pesar de haber hecho muchos esfuerzos al respecto nunca me gusto salir a vender, vendía por que afortunadamente a la gente le gustaba lo que hacía, Pero me sentía feliz cuando nos poníamos a charlar y podía darles algún consejo o enseñarles algo de lo que yo sabía, así a algunos de ellos les enseñe algo de joyería, a otros a trabajar con resina poliéster o epoxi y varias cosas que yo había aprendido por necesidad para llevar mi galeón adelante. También me manejo muy bien con los “fierros” y me gusta hacerme mis propias máquinas y muchas veces enseñe a mi propia competencia a realizar mi trabajo.

Hace algunos años mi galeón se hundió. Ya no entraban pedidos, no podía competir con los precios y los piratas chinos fueron más fuertes que yo y me derrotaron. Quede flotando panza arriba en océano en medio de una tempestad. Unos días después mientras tocia y escupía agua hasta por las orejas recordé a  lucia   , así se llamaba mi clienta. Recordé su mirada y su pasión y me sentí motivado. Fue un nuevo llamado a la aventura. Junte los fierros y comencé a construir un nuevo galeón. Obvio que el océano donde saldría a navegar era el de la pintura.

Como les conté no quería ser pintor (aunque todavía pinto) y que mi pasión estaba en fabricar algo. No me considero un artista pero siempre trate que lo que hago sea cercano al arte. También me siento orgulloso de ser creativo y tener una buena imaginación. Esos son mis instrumentos de navegación y decidí utilizarlos junto a la mirada de lucia. Ya tenia un rumbo y comencé a navegar. Tuve la suerte de encontrar a Adrián, un ingeniero químico que me enseño muchísimo sobre la fabricación de pintura de forma totalmente desinteresada,  superapasionado disfrutaba de enseñarme mientras yo revivía lo que sentía cuando hacia lo mismo.

 Compre mi primer máquina para soldar y con los fierros que tenía y sin un peso partido en cuatro fabrique las primeras máquinas y compre los pocos primeros insumos en cantidades muy pequeñas hasta que ajuste las formulas  y procedimientos con la ayuda de adrián (muy experto en el tema). Luego Vendi mi auto y compre mas  insumos y comencé a fabricar.

Allí comenzó la aventura que me llevo hasta ustedes.  Gracias por estar allí, gracias por recibir mis productos y dejarme ser parte de las aventuras creativas que emprenden. Cada obra que crean o cada producto que fabriquen es eso: Una aventura creativa, el viaje de un pirata y viajar con ustedes a travéz de las pinturas me hace feliz

Conviértanse en piratas escuchen el llamado a la aventura, levanten la pesada ancla que los amarra y salgan decididos y confiados  a emprenderla. Ya sea un producto comercial , una artesanía, o cualquier obra artística, allí estaré para apoyarlos

Busquen la mirada de lucia en gente que los inspira. Ella en mi galeón llena de luz cada bodega en mi galeón e inspira y promueve nuevas aventuras y en cada puerto que toco y aprendo nuevas cosas, es ella la que las llena de arte. En ella encontré mi musa inspiradora

Para los que me preguntaron por que el galeón y el pirata en el logo allí va la respuesta, ella es la piratiza, mi contramaestre.  Hay otros tripulantes en el galeón que en otros post le voy a comentar. Uno es mi maestro en la vida, un druida, un sabio, otra es mi parte no redimida, mi ancla. Ya les voy a ir comentando

Gracias por leerme:   Nestor