Ha llegado el momento de partir, de abandonar tierras esteriles, improductivas o indiferentes a nuestras necesidades de crecimiento. El galeón esta partiendo y te conviertes en una figura central en la aventura que se inicia. Eleva tu ancla. El viento esta soplando… Alista tu tripulación y recoje las herramientas para el viaje

PARTIMOS !!!!! .

Veamos primero que es una aventura:

Es una experiencia de naturaleza arriesgada normalmente compuesta de eventos inesperados, en muchas ocasiones estando presente cierta clase de peligro.

Las aventuras son de diversos tipos. Pueden constar de tareas arriesgadas, ya sean buscadas o no, encuentros con personas, cosas o situaciones impactantes; la realización de metas importantes en la vida de un individuo; un proyecto de negocios o simplemente una relación pasajera fuera del matrimonio. En todos los casos aparecen, en mayor o menor medida, ciertos tipos de riesgos y también alguna incertidumbre.

Algunas aventuras pueden comenzar de forma espontánea e involuntaria, sin que la persona las busque.  En otros casos, el protagonista en busca de un propósito conciente  tomara una acción para tratar de vivirla

Consecuentemente  Aventurarse es una acción en la que una persona tiene los deseos de tomar algún riesgo en su vida, con la idea de vivir nuevas experiencias que harán que el protagonista se sienta realizado al saber que logró algún proposito. Las aventuras siempre están cargadas de elementos inesperados  en los que siempre se debe tomar en cuenta que pueden haber cierta clases de peligros que la persona deberá afrontar.

La aventura entonces lleva implícito una acción llevada en un contexto de incertidumbre y desarrollada en escenarios que conllevan un peligro inmanente. Todo esto implica un riesgo

Riesgo es una probabilidad que ocurran daños frente a una situación peligrosa. es la probabilidad de que una amenaza se convierta en realidad

Correr riesgos constituye la esencia del pirata. Para nosotros el pirata es aquel que se aventura a recorrer caminos inexplorados, mares tormentosos, bosques y montañas inhóspitos y desiertos interminables en los que  se arriesga a pasar hambre sed y frio en búsqueda de un proyecto personal, material o espiritual.

Parte a la aventura porque algo en su interior lo impulsa: Una búsqueda irrenunciable, Un dolor que apuñala sus entrañas, a veces una necesidad material o una simple curiosidad. Como sea embarca en su galeón cuando en su alma resuena ese llamado.( a veces GRITO)

Por supuesto no es un tonto ni un loco inconsciente, no huye en el galeón ni se esconde de si  mismo, Es un buscador de la verdad, un valiente y apasionado que se juega todo en su aventura, consiente de los riesgos a los que se expone y conociendo sus potencialidades y su vulnerabilidad en cada viaje.

Zarpa alegre optimista y seguro de si mismo. Va muy bien armado y acompañado por su tripulación. (ver el viaje creativo)

Su arsenal se compone de

CORAJE: Es el valor, decisión y apasionamiento con que se compromete en una acción,  con que acomete al enemigo o afronta un peligro o una dificultad.

Voluntad: Es lo que lo hace inflexible en sus propósitos

Y  Resiliencia: es su capacidad para asumir con flexibilidad situaciones límites y sobreponerse a ellas, gracias a ella no solo es capaz de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas , sino que también puede salir fortalecido de ellas.

La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos  físicos y psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De esta manera, las personas  recilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial. La voluntad ayuda a inciar la búsqueda, y el coraje , voluntad y apasionamiento, a mantener el camino pese a las circunstancias hasta llegar a la meta pretendida

NUESTRAS AVENTURAS CREATIVAS

Deberiamos poder incorporar estas características del pirata en cada uno de nuestros proyectos creativos. Ya sea para explorar nuevas técnicas artísticas que contribuyan a nuestras obras, para iniciar un emprendimiento laboral que nos permita vivir  de las mismas, para encontrar una nueva visión filosofica que las enriquezca o para conseguir lo que nos haga bien.

LEVANTEMOS EL ANCLA.

El ancla no debe ser el peso que nos mantiene presos en el puerto de la apatía, no debe ser el temor a emprender, ni las inseguridades que nos consumen. Tampoco puede ser la indiferencia a nuestras potencialidades ni el apego a la comodidad

El ancla solo debe ser usada cuando la fueza de las corrientes nos arrastran mas alla de nuestra voluntad y resistencia y solo de forma temporal hasta que cambien las condiciones

El ancla no es un juguete, es parte de nuestra psique, es parte del galeón y debe ser vigilada

Levantemos el ancla y emprendamos el viaje en donde les presentaremos técnicas con las que podrán enriquecer sus trabajos y cambiar sus formas de encararlos.

                                               Ya puedes comenzar tu viaje, VAS BIEN ARMADO!!!!